Figuras ocultas

Bandera de igualdad

Después de una cinta tan curiosa e interesante como fue St. Vincent (2014), Theodore Melfi cambia completamente de registro con Figuras ocultas, una pariente espiritual de la exitosísima Criadas y señoras de 2011, compartiendo incluso a Octavia Spencer como uno de los principales activos del reparto. Obviamente, la historia no es la misma, pues aquí en vez de empleadas domésticas nos encontramos a tres admirables mujeres con estudios superiores en Matemáticas que luchan por abrirse camino y conseguir la igualdad en una sociedad que las desprecia por ser mujeres primero y afroamericanas después. Doble handicap para unos personajes valientes que luchan durante las dos horas de metraje por ser tenidas en cuenta y tratadas como lo que son, personas inteligentes y sensibles.

Y, la verdad, si se acepta lo que es, Figuras ocultas no tiene nada de malo. Por supuesto, se trata de una película que no arriesga en ningún momento, que apuesta por la corrección política más conservadora y que abusa claramente de los recursos lacrimógenos en muchos momentos (ver las escenas del personaje de Mahershala Ali, posible Oscar al Mejor Actor Secundario de este año por Moonlight, y toda su trama romántica). Además, el guión parece olvidarse a ratos de los personajes de Dorothy y Mary en favor de Katherine, la clara protagonista de la trama, pudiendo pasar fácilmente 20 o 25 minutos sin que sepamos nada de las otras dos heroínas. Pero ese era su juego, como es el de muchos, muchísimos biopics políticamente correctos que buscan además denunciar una injusticia social. Figuras ocultas también es una cinta entretenida, con buenos momentos y con un mensaje importante que transmitir. Está sostenida, por supuesto, por un reparto lleno de caras conocidas entre las que encontramos las de Kevin Costner, un Jim Parsons muy alejado de su Sheldon Cooper de The Big Bang Theory, o una Kirsten Dunst físicamente muy cambiada. Sin embargo, lo mejor es sin duda su trío protagonista, más juntas que por separado, pues es ahí donde se siente la enorme química y el buen rollo que transmiten las tres actrices. Taraji P. Henson tiene momentos de brillantes (atención a cuando estalla ante sus compañeros de trabajo y explica por qué tiene que ausentarse cada día 40 minutos), combinados con otros donde su cara apenas expresa ninguna emoción. Octavia Spencer, oscarizada hace cinco años y nominada por su personaje en esta película, tiene una habilidad especial para resultar entrañable y con eso le sirve para poner a la platea de su lado. Así, es Janelle Monáe, quien hasta hace dos días no era actriz sino cantante, quien sobresale por su simpatía y la fuerza que imprime a su personaje y a su sueño de convertirse en ingeniera y desafiar las leyes que impiden a los afroamericanos acudir a clases en centros para blancos.

En definitiva, una película sin realmente mucho que admirar en lo cinematográfico, pero también sin nada grave que criticar. Correcta.

Lo mejor: Su mezcla de drama y comedia, y la entente que forman sus tres protagonistas (con especial mención a Janelle Monáe.
Lo peor: Abandona con frecuencia a los personajes de Dorothy y Mary y le sobra sin duda azúcar y corrección.

Calificación: 6/10

 
 

Título original: Hidden Figures

Año: 2016

Duración: 127 min.

País: Estados Unidos

Director: Theodore Melfi

Guión: Allison Schroeder (Libro: Margot Lee Shetterly)

Música: Benjamin Wallfisch, Pharrell Williams, Hans Zimmer

Fotografía: Mandy Walker

Reparto: Taraji P. Henson, Octavia Spencer, Janelle Monáe, Kevin Costner, Jim Parsons,Mahershala Ali, Kirsten Dunst, Glen Powell, Rhoda Griffis, Ariana Neal, Maria Howell, Alkoya Brunson, Jaiden Kaine, Wilbur Fitzgerald, Saniyya Sidney, Bob Jennings, Lidya Jewett, Ron Clinton Smith

Productora: Fox 2000 Pictures

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (Sin votos todavía)
Cargando…
Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*